Comprar los mejores cobertores de porteo

Cobertor Hoppediz 3 en 1
Este cobertor resulta muy cálido ya que dispone de una capa de forro polar suave y gruesa, y se complementa con otra capa impermeable para proteger de la lluvia, humedad o viento. Las capas se pueden usar juntas o por separado. Es de talla única, se adapta al tamaño del bebé mediante un cordón ajustable.
Ergobaby funda de invierno
Este cobertor dispone de una capa superior impermeable y otra interior de forro polar, pero en este caso son indivisibles. Está diseñado para utilizar con las mochilas Ergobaby, así que si tienes una, este es el cobertor ideal. Se une a la mochila mediante unos botones a presión.
Ergobaby cobertor de lluvia
Este cobertor no dispone de forro polar, solo cuenta con la capa impermeable, por lo que sirve como cortavientos o para días lluviosos pero no para pleno invierno. Sirve solo para mochilas Ergobaby ya que se engancha a la mochila mediante unos botones de presión.
Budlebean, cobertor para todo tipo de portabebés
Este cobertor es más versátil ya que se adapta a todas las marcas y a todo tipo de portabebés (fular, mochila, meitai...). Es amplia, por lo que te puede servir hasta las etapas finales del porteo. La parte interior es de forro polar y la exterior es impermeable. No se pueden separar. La capucha sí se puede poner o quitar. Se pone fácilmente con unas gomas y velcros, adaptándose al cuerpo del adulto.
Vine, cobertor impermeable
Si buscas un cobertor económico, que protega contra la lluvia y el viento, pero que no tenga capa de forro polar, este es el cobertor ideal para ti. Se adapta a cualquier portabebés, ya que se ajusta con unas gomas elásticas.
Amazonas Softshell funda térmica
Este cobertor protege contra el frío gracias a la capa de forro polar interior, y contra el aire y la lluvia gracias a la capa exterior. Se coloca fácilmente y queda muy bonito puesto, es de calidad. Como contra, según dice algun comprador es algo pequeño, especialmente la capucha.
Hoppediz, cobertor polar para bebé y adulto
Este cobertor está pensado para que el cuello y los hombros del porteador también queden protegidos del frío, una característica muy valorada. El material es forro polar muy suave y con bolsillos delanteros. Es muy ámplio, por lo que te servirá hasta las etapas finales de porteo. Disponible en tres colores.
Amazonas capa impermeable
Es un sencillo cobertor plástico que ocupa poquísimo y protege de la lluvia, ideal para llevar en el bolso si te pilla una tormenta. Se ajusta fácilmente, especialmente si vas con mochila.
Abrigo Be Mammy embarazo y porteo
Un abrigo tipo polar que te va a servir tanto para las etapas finales de embarazo como para el porteo, y que además, podrás seguir aprovechando cuando no portees, al quitar el panel central. Es súper práctico, calentito y cómodo.
Abrigo Momawo embarazo y porteo
Muy similar al anterior, un forro polar que se puede usar para el embarazo y para portear, y quitarle el panel central cuando no lo necesites, convirtiéndose en un abrigo normal. El panel central se puede ajustar al tamaño requerido. Es de forro polar grueso, muy cálido.
Sudadera polar para porteo Happy Mama
En este caso, no hay un panel central que se pueda quitar o poner, sino que la sudadera está diseñada exclusivamente para portear. Eso sí, es cómodo, calentito y de tacto muy suave. El bebé saca su cabecita por la abertura y se puede usar con cualquier portabebés.

Cómo portear en invierno

Muchas familias quieren poner en práctica el método canguro, pero se preocupan ante la llegada del invierno. Parece más complicado portear cuando son necesarias más capas de tela para protegernos del frío, la lluvia o el viento. Sin embargo, en invierno también es posible portear cómodamente, solo hay que tener en cuenta una condición básica:

No abrigamos al bebé con su propio abrigo y luego lo meteremos en el portabebés.

Da igual que el portabebé sea una mochila, un fular, una bandolera o un meitai.

De hacerlo así, puede que la cremallera o las costuras del abrigo se le claven y le molesten. Además, de esta manera tampoco podremos estar seguros de qué temperatura tiene el bebé y posiblemente acabemos abrigándolo de más. Tampoco podremos transmitirle nuestro propio calor corporal si le ponemos un abrigo. Eso sin contar que posiblemente el portabebé no quedará tan bien ajustado y será complicado conseguir la postura idónea.

Así que la primera norma es colocar al bebé con su ropita normal dentro del portabebé y seguidamente, pasar a abrigarlo. 

Lo mismo con nuestro propio abrigo:

No nos colocaremos el portabebé encima del abrigo, sino que nos lo podremos sobre la ropa, y después nos colocaremos el abrigo.

Teniendo esto claro, las soluciones para portear a un bebé en invierno son varias.

Cobertores de porteo

El cobertor de porteo es una capa de ropa adicional, generalmente de forro polar, que se coloca encima del portabebés para abrigarlo. Los cobertores de porteo suelen ser bastante grandes porque se pretende que tapen todo su cuerpo, especialmente sus piernecitas, que son las que quedan fuera del portabebé y por tanto están más expuestas al frío. Para ello, los cobertores suelen llevar una goma en la parte inferior que recoge totalmente su cuerpo evitando que entre el frío.

cobertor de porteo

También es importante que su cabeza esté calentita. Si hace mucho frío lo mejor es que lleve un gorrito, y para mayor protección, podemos usar el gorro que llevan la mayoría de cobertores de porteo. 

Hay muchos tipos de cobertor de porteo. Algunos incluyen, además del forro polar, una capa adicional de tela de nylon que se puede poner o quitar, y que es súper práctica para aislar al bebé del viento, la humedad o la lluvia. Es genial poder separar estas dos capas y usarlas de forma independiente, porque así nos ajustamos a las necesidades del clima según el día que haga.

En cuanto a las tallas del cobertor de porteo, suelen ser talla única ya que no dependen del tamaño del adulto. Solo tapan al bebé, y suelen hacerlos grandes para que te sirvan a cualquier edad. Pueden tapar a niños de hasta 2 o 3 años perfectamente.

Con el cobertor de porteo estaremos protegiendo a nuestro peque del frío, pero, ¿y el adulto qué?

Pues el adulto podrá seguir utilizando su abrigo preferido, eso sí, sin abrochar. Piensa que la parte delantera ya estará bien cubierta entre el calorcito de tu bebé y el cobertor de porteo. Así pues, usando cobertor no tendrás que comprarte un abrigo nuevo. Puedes aprovechar cualquiera de tus abrigos sin problema.

Los cobertores de porteo suelen ser bastante económicos y como ves, te van a durar hasta que dejes de portear, así que vale la pena hacer esta inversión.

En general llevan también un bolsillo central para que puedas proteger tus manos del frío mientras sigues acariciando la espaldita de tu bebé.

Abrigos de porteo

Los abrigos de porteo son otra alternativa también interesante. Se trata de abrigos normales que incluyen una tela adicional del mismo material que el abrigo. Esta tela se coloca en la parte central del abrigo con una cremallera y tiene una apertura para que salga la cabecita del bebé. Así, ambos estáis metidos dentro del mismo abrigo. Puede ser bastante práctico, pero tiene también algunas limitaciones:

El abrigo tiene su talla, así que tendrás que elegir bien y puede que con el tiempo se os quede pequeño.

No lo puedes adaptar a la temperatura. Si es muy grueso, en otoño o primavera os resultará demasiado caliente, y si es muy fino, en cuanto llegue el frío intenso ya no os tapará suficiente.

Sin embargo, la ventaja es que este abrigo te puede servir tanto para el embarazo como para portear, y posteriormente, retirando la capa de tela central, podrás seguir usándolo como un abrigo normal

Chalecos de porteo

El chaleco de porteo o sudadera de porteo también es interesante porque actúa de manera similar a un cobertor de porteo, pero además tapa al adulto, especialmente en la zona del cuello y los riñones, las zonas que más se nos suelen enfriar cuando llega el frío. Te pones el chaleco, que tiene una abertura para que el bebé saque la cabecita, y listo. Puede ser ideal para entre tiempo, sin colocarte ninguna chaqueta más, o añadir encima alguna chaqueta, tan fina o gruesa como requieras.

Puedes ver en este vídeo un breve resumen de los diferentes sistemas para portear en invierno y proteger tanto al bebé como al adulto del frío. 

En definitiva, ya ves que cuando llega el invierno puedes seguir porteando con total comodidad, utilizando alguno de estos cobertores es posible. Pero recuerda que por supuesto, necesitarás autilizar un sistema de porteo bajo el cobertor. Si aún no has comprado ninguno te recomiendo que visites este artículo donde analizo las mejores mochilas de porteo

 

Otros portabebés que podrían interesarte

Si quieres seguir explorando sobre los sistemas de porteo, te recomendamos que visites estas secciones:

Cobertores de Porteo
4.6 (92.94%) 17 vote[s]